“El hambre no avisa”

 

3667564_640px

 

Todos pasamos por la vida siendo peces o siendo águilas.

Los peces nadan, aletean y deambulan por el océano siendo peces, en la zona de confort nada puede pasar, están cómodo tranquilo y si algo les molesta, simplemente con el tiempo se alejarà, es una vida de pez monótona, aburrida y divertida en su justa medida.

Otros eligen ser águilas, surcar los cielos contemplar el paisaje, amar a la vida, pero las aves tampoco viven del aire, de vez en mes deben bajàr al peligroso mundo para alimentarse, pero no lo hacen por diversión, lo hacen por necesidad, cuando el hambre o la necesidad llega, no avisa, no pide permiso ni se queda haciendo cola en el banco.

Llega se hace presente y exije agudizar los sentidos, calibrar la vista para ver mas allá, elevarse por los cielos para analizarlo todo, afilar las garras, hacerlas de acero, confiar en sus alas que podrán sostener su arriesgado vuelo, porque la presa tambien vive queriendo escapàr, asi como los sueños.

No es divertido, no es fácil, ,no es simple, no es cómodo. es vital.Pero como todo en la vida nos presenta una encrucijada, debemos decidir incluso antes de saberlo, que queremos ser.

Una frase me dijo, “o nos dedicamos a vivir, o nos dedicamos a morir.”

 

 

M.B

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑